¿Quedamos debajo del cerdito o de los loros?

2 comentarios

Imagino que esa será la pregunta que se harán los holandeses entre ellos cuando queden para pasar el día en la playa de Scheveningen en La Haya. ¡Leed hasta el final y descubriréis por qué! :-).

Si, habéis leído bien, playa. A mi también me resultaba difícil pensar que en mi viaje a Holanda iba a pasar alguna tarde en la playa. Y es que la playa de Scheveningen, la más visitada de Holanda, bien merece la pena. Se trata de una playa de 4 km de longitud, muy, muy ancha con arena blanca y perfecta para tumbarse y disfrutar del valioso y escaso sol del país. Eso sí…las aguas un “pelín” fresquitas…

Nosotros pasamos una tarde en esta fantástica playa, tras haber estado en Madurodam (La Haya), y puedo afirmar que fue una de las mejores tardes de todo el viaje. En las inmediaciones puedes encontrar tiendecillas de recuerdos, algún que otro carrusel para niños, puestos donde probar los típicos arenques (se comen crudos), así como el Museo de la Vida Marina (una especie de Oceanográfico que muestra las especies que habitan el Mar del Norte). Justo detrás de la playa, hay un parque bastante grande, estupendo para recorrer en bici. Además, tanto en la misma playa como en los alrededores, puedes encontrar una gran diversidad de pubs, terrazas, cafeterías y en general sitios donde sentarte y relajarte. Nosotros optamos por Gotcha Beach en la playa. Genial. El bar es también restaurante, aunque nosotros no cenamos allí, ya que nos fuimos para casa a la hora de cenar.

Nuestra tarde consistió en pasar al solecito en el Gotcha Beach el máximo tiempo posible mientras disfrutábamos de nuestras buenas merecidas y primeras copas de las vacaciones :-). Eso sí, solecito, pero con los polares puestos, que como ya os he dicho en algún otro post, somos gente del sur…;-).

Las mesas de la terraza estaban en la misma arena, con lo que podías estar tranquilo viendo como los niños jugaban. Aquí, y una vez más, pudimos observar las “técnicas” para hacer la vida más fácil. El Gotcha Beach disponía de tronas y, al igual que la mayoría de los bares en la playa, de columpios y hasta de un togobán en la arena para que los niños se entretuviesen. No solo eso. También el mismo bar les proporcionaba a los niños los típicos cubos, palas, moldes para castillos, etc. para jugar! Una vez terminado el juego, los chiquillos devolvían los juguetes al bar. Nuestro lilliputiense mayor pasó una tarde de auténtico escándalo, corriendo, jugando con otros niños y emborrizándose al máximo de arena. No hubo baño, pero os puedo asegurar que no hizo falta. Fue una tarde magnífica.

Jugando en Scheveningen

Una pena abandonar la playa… pero hacía frío en la puesta del Sol. En cualquier caso, os recomiendo esta playa llena de holandeses y habitantes varios del Mar del Norte para pasar un agradable día. Eso si, en verano, porque imagino que en invierno debe hacer mucho frío!

Y como supongo que os estaréis preguntando qué quiere decir el título de este post, aquí viene la explicación. Es toda una curiosidad. A lo largo de esta bonita playa están dispuestos, cada cierta distancia, unos postes muy divertidos, de bastante altura y que representan cada uno la figura de un animal. Un cerdito, una pareja de loros (o papagayos), un elefante, etc. A medida que vas paseando vas disfrutando de estos divertidos puntos de encuentro. Y os aseguro que ya me gustaría a mi tenerlos en más de una playa en el Sur. Aquí os pongo un par de fotos para que los veais. Una de ellas no es mía, está sacada de Google Earth. En la otra (que si es mía) podéis ver los postes a lo lejos (fijándoos muy, muy bien y dándole al zoom en la imagen), aunque no se distinguen bien las figuras de los animales. ¡¡¡Un fallo no hacer una foto en detalle de estos singulares postes!!!!

Poste-cerdito. Fuente: Google Earth. Isade1975

Postes – animales a lo lejos

Bueno, ¡que me voy a la playa ya! 

Vale, después vamos nosotros…¿dónde nos vemos?.

¡Debajo del caracol!

😉

por

Hay 2 comentarios

Deja un comentario

children footer