De cuando fuimos capitanes de barco…

8 comentarios

Otra de las rutas que nos recomendaron para hacer en nuestra estancia en el Valle de Benasque fue la ruta del embalse de Llinsoles.

Se trata de una ruta circular, que transcurre alrededor del embalse y muy fácil para hacerla con peques. De hecho, se trata de un sendero totalmente accesible, que puedes realizar incluso con el carrito de bebé si así lo prefieres. Es un sendero peatonal, totalmente plano que permite a todo el mundo pasear por él. El entorno es precioso, aunque no tiene la espectacularidad de otras rutas que hicimos.

El embalse de Llinsoles, se encuentra en la localidad de Eriste, en el Valle de Benasque, un poco antes de llegar al mismo Benasque (de hecho, está a unos 10 minutos en coche). Existen otras rutas de senderismo que comunican el embalse con Anciles, e incluso con Cerler, pero son de mayor duración y no nos las recomendaron para hacer con los peques.

La ruta, por tanto, se hace fácilmente y los peques van muy bien. La duración estimada es de 1 h, aunque como siempre, al ir con lilliputienses necesitas algo más de tiempo. El acceso al sendero se encuentra desde la carretera A-139, a la altura del puente sobre el río Ésera en la localidad de Eriste. Una vez que cruzáis el puente, os encontraréis ya el sendero señalizado a la derecha.

El sendero está estructurado en 8 paradas señalizadas y en las que se nos invita a observar determinados aspectos del paisaje. A lo largo de todo el recorrido, además, hay ubicados mesas y bancos de madera, lo que nos permite pararnos a merendar o simplemente a descansar un rato. El paisaje es muy bonito y los peques alucinan viendo el embalse.

Además, en mitad de la ruta, hay un embarcadero donde una empresa de actividades ofrece la posibilidad de alquilar una barquita, piragua etc. para dar un paseo por el embalse. Y la experiencia es muy divertida. Nosotros aprovechamos y nos montamos en una barca, con lo que nos lo pasamos bomba. Era la primera vez que nos montábamos de esta manera en un “barco” y a los lilliputienses les encantó (sobre todo al mayor). La edad mínima que permitían para subir en la barca era de 18 meses y para 4 personas, nos alquilaban una barquita. El paseo es de 1 hora y, aunque a priori, pueda parecer mucho tiempo (especialmente por ir con los peques), el tiempo se pasa muy rápido y prácticamente solo fuimos hasta un extremo del embalse y volvimos.

Fue muy divertido. Mi lilliputiense mayor iba de capitán. La pequeña alucinaba con tanta agua :-D. Cuando nos alejamos un poco del embarcadero, al principio el peque mayor se asustó, pero no fue nada que 5 minutos después no se le hubiera pasado. Eso sí…desde aquí tengo que hacer homenaje al remero (ya os imagináis quien era…) que al acercarnos para ver unos cisnes que estaban en la orilla…encalló la barca en el fondo del embalse… digno de recordar! Y chillidos varios de los lilliputienses. Un panzón de reír :-D.

Si os gusta la idea, y tenéis pensado montar en las barquitas debéis tener en cuenta que no siempre están disponibles todas. Depende del número de personas que haya, e incluso podéis encontraros que, si cuando lleguéis al embarcadero, todas las barquitas están ocupadas, debéis esperar hasta una hora determinada para poder montaros.

Si vais con carrito (así fue como íbamos nosotros), debéis saber que el carrito lo podéis dejar sin problema en un rincon del embarcadero, justo en el punto de alquiler de las barcas, donde te dan los chalecos salvavidas. Cuando terminas el paseo por el embalse lo recoges.

A mi una de las cosas que más me gustó es que el paseíto por el embalse lo hicimos al atardecer y la luz era chulísima.

La única recomendación que os haría es extremar la precaución en la subida y en la bajada de la barquita, especialmente con los peques, porque como hay que saltar desde el embarcadero hasta la barca, puede resultar un poco peligroso. En cualquier caso, los encargados de la empresa de actividades te ayudan.

A nosotros nos gustó mucho la “aventurilla” y todavía, mi lilliputiense mayor se acuerda de aquel día en el que se montó en la barquita.

Esta ruta la hicimos por la tarde, y la habíamos combinado con el paseo por Anciles durante la mañana, así que se nos quedó un día bien chulo! Os lo recomiendo.

Y ahora, como siempre, después del recuerdo de las montañas…a trabajar! Que tengais un gran miércoles! 😀

por

Hay 8 comentarios

  1. Escrito por caperucitarojayunomas el 28 noviembre, 2012

    Que excursión más chula!!!!!!! A mi niña le encantaría!!! A la mamá igual no tanto, ya sabes que yo soy urbanita 😉

    • Escrito por Bienvenidosalilliput el 29 noviembre, 2012

      al final consigo transformarte…ya verás! 😀 Hasta mañana!

      • Escrito por caperucitarojayunomas el 29 noviembre, 2012

        jajajajaja, no me extrañaría… a mi me gusta verlo en fotos… y me animo… pero luego me cuesta horrores con lo vagueta que soy…

  2. Escrito por MMar el 28 noviembre, 2012

    Ohh, qué chulada, Ya me imagino yo a los cinco navegando. Nosotros intentamos hacer el paseo en barca en el Val de Nuria, pero, ni nos dejaban entrar a los 5 en la misma barca, ni podían subirse menores de tres años… así que nada 🙁

    • Escrito por Bienvenidosalilliput el 29 noviembre, 2012

      SI te digo la verdad, me sorprendí mucho que dejaran montarse a los peques de tan pequeñitos! Pero como íbamos bien pertrechados con nuestros salvavidas, íbamos muy seguros. Fue un rato muy divertido. Eso sí…lo de ser 5 se podría solucionar alquilando 2 kayaks de 3 y 2 personas…un poquito más caro eso sí! Muchos besos!

  3. Escrito por createster el 29 noviembre, 2012

    Una ruta muy guapa! Me la guardo para cuando visite la zona.

    • Escrito por Bienvenidosalilliput el 29 noviembre, 2012

      Estuvo muy chula! Además es una ruta muy facilita, llana y muy tranquila. SI tienes peques es muy apropiada. Gracias por pasar por aquíi! 😀

Deja un comentario

children footer