Ruta con niños a las Ermitas de Córdoba

sin comentarios

Esta ruta es la primera vez que la hacemos con los peques. La ruta a las Ermitas de Córdoba, es una ruta preciosa y muy conocida, pero quizás para ir con peques puede resultar algo dura, tanto si vais con mochila como si los lilliputienses ya andan. Todos los detalles de la ruta, los podéis encontrar en este documento. Durante el itinerario, podréis disfrutar de unas vistas magníficas de Córdoba, además de poder visitar  las Ermitas tras la subida.

La ruta consiste en unos 9 km de longitud solo de subida, con una importante pendiente especialmente en el tramo anterior a la llegada a las Ermitas denominado como Cuesta del Reventón.

La ruta comienza en el Parador de la Arruzafa, atraviesa la zona conocida en Córdoba como el Patriarca hasta llegar hasta la indicada “Cuesta del Reventón”, para terminar en la carretera de acceso a las Ermitas. Una vez en las ermitas, se puede volver por el mismo recorrido o bien por un sendero alternativo a la Cuesta del Reventón. Como curiosidad, os contaré que esta cuesta lleva ese nombre porque antiguamente era la única forma de acceder hasta las ermitas y se cuenta que una ocasión fue utilizada por Alfonso XIII, reventando uno de los caballos que tiraba de su carruaje al subir la cuesta.

¡Comenzamos la ruta!

¡Comenzamos la ruta!

Aunque nosotros la hicimos al completo, una opción a considerar si los lilliputienses son pequeños, es llegar en coche hasta un poco antes de la Cuesta del Reventón. De hecho es posible, acceder en coche hasta ese punto, aparcar justo en el inicio y continuar andando. Aunque os queda por delante un camino de fuerte pendiente, la distancia se reduce considerablemente y seguís disfrutando de la parte más espectacular de la ruta. Podéis hacer la subida, visitar las Ermitas y bajar de nuevo hasta donde habéis dejado el coche. Especialmente en fin de semana, el recorrido está muy transitado. En concreto los domingos, se celebra misa en las ermitas a las 10:00 y hay mucha gente que sube específicamente para la celebración.

Subida a las Ermitas

En nuestro caso, recorrimos todo el itinerario en unas 6 horas (subida a las Ermitas y bajada). Desde el lugar donde comenzamos a andar, se veía perfectamente la Sierra así como el lugar donde estaban las ermitas justo en lo alto de ella. Os aseguro que cuando le dijimos a mis peques que íbamos a llegar hasta arriba del todo, ni se lo creían (de hecho, creo que estuvieron a punto de darse la vuelta jaja).

Vista de Córdoba

El primer tramo desde el Parador que atraviesa El Patriarca, es un trayecto fácil de realizar con los peques. La pendiente es escasa y se anda muy bien, pudiendose observar típica vegetación mediterránea: jara blanca, esparragueras, lentisco, coscoja, etc. El tramo más duro es la subida por la Cuesta del Reventón, ya que la pendiente es fuerte y para los peques se puede hacer más difícil. Tras la subida, se termina en la carretera de acceso a las ermitas. En esta carretera, a los peques les llama mucho la atención la existencias de unas enormes cruces de piedra situadas en el lateral de la carretera y que constituyen un via crucis hasta llegar a la misma puerta de las ermitas.

Las ermitas al fondo

Las ermitas al fondo

Via Crucis Ermitas de Córdoba

Tras andar un poco por la carretera, la llegada a las ermitas hace que se te olvide el cansancio, ya que, en mi opinión son uno de los lugares más bonitos de Córdoba.

Mirador de las Ermitas

Mirador de las Ermitas

Vistas de Córdoba desde las ermitas

Vistas de Córdoba desde las ermitas

Y además, lo mejor…el detalle que os espera en la entrada de las ermitas. Unos botijos estupendos para recuperar las fuerzas en un periquete. Os recomiendo la visita, ya que sin duda relaja mucho y se disfruta un montón en familia.

Botijos en las ermitas

La bajada, aunque larga, se hace más fácil que la subida e igualmente hay tramos espectaculares con unas vistas preciosas de Córdoba.

¡Bajamos!

¡Bajamos!

Nosotros salimos temprano…sobre las 8:30 de la mañana y una vez llegados a las ermitas hicimos acopio de unos buenos bocatas para reponer fuerzas. Si vais con peques, llevad agua en abundancia, y tentempiés varios. Por supuesto, calzado adecuado, unas gorras para el sol y no está de más, una buena protección solar. Tomáos vuestro tiempo y a disfrutar mucho del recorrido!

Es toda una aventura pero merece la pena. Y los peques lo disfrutan muchísimo!

¿Os hace un paseíto hasta las ermitas?

¡Que tengáis un gran lunes!

¿Visitáis Córdoba con niños?

12 ideas para visitar Córdoba con niños

por

Deja un comentario

children footer