Aventuras en las grutas de Hotton (Bélgica)

4 comentarios

Uno de los momentos que mis peques califican de “aventura” en nuestro viaje al Sur de Bélgica fue la visita a las Grutas de Hotton (grottes de Hotton) ubicadas a unos 30 minutos de Durbuy y declaradas Patrimonio Natural de Valonia. Se trata de unas cuevas descubiertas en 1958, de naturaleza cárstica que se han transformado en una serie de espectaculares galerías que se introducen en las profundidades de la tierra.

Estas galerías llegan a tener una profundidad de 70 m y para que la subida de vuelta se haga más fácil, dispone de un ascensor de 40 m para volver a la superficie (lo cual tanto los lilliputienses como nosotros  lo agradecimos mucho).

La experiencia es muy bonita, ya que durante la visita se pueden ver estalactitas y estalagmitas, pequeños lagos, un río subterráneo (que puede llegar a alanzar los 2 m de altura en el caso de lluvias abundantes), así como una de las cavidades de 35 m de altura y que constituye la cueva más grande de toda Bélgica. Los peques alucinan.

La visita con los peques es muy divertida. Además las instalaciones dan mucho juego para ir con ellos.

Grutas de Hotton

Además de la cueva propiamente dicha, en el lugar podéis encontrar una cafetería con su rincón infantil formado con juguetes, mesas pequeñas, un banco de herramientas, una cocinita y en definitiva, un montón de juguetes para que los peques jueguen a sus anchas mientras te tomas algo o esperas a que se abra el acceso a la gruta. Si os pasa como a nosotros, que en el momento de la visita estaba lloviendo, este rincón es fantástico para que los más pequeños disfruten mientras esperábamos para entrar a la cueva.

Cafetería de Grutas de Hotton

Por otro lado, justo enfrente del edificio de acceso a la cueva, hay una zona infantil, con columpios varios para los más mayores. La cafetería dispone de terraza, desde donde puedes ver perfectamente a los peques en el parque infantil.

Fotografía: http://grottesdehotton.com/

Fotografía: http://grottesdehotton.com/

La visita a la cueva se hace en pases frecuentes, de 1 h de duración, y es guiada en varios idiomas. Por ejemplo, en nuestro pase el guía (son guías voluntarios los que realizan las visitas) sabía hablar español, y tuvo la deferencia de, a pesar de ser nosotros los únicos castellano-parlantes del grupo, ir traduciendo el recorrido en castellano y en flamenco (por ser el resto del grupo usuario de ese idioma).

Si la visitáis con peques, aquí os dejo mis…

Recomendaciones y comentarios si visitáis las grutas de Hotton con niños

– Aunque 1 h de recorrido a priori pueda pareceros mucho tiempo para los más pequeños, os puedo decir que a los míos no se les hizo pesada. De hecho, iban contentísimos! Les gustó mucho la bajada…ver como íbamos ganando profundidad…era una aventura. Bueno, tengo que reconocer que hubo un tramo en el que el lilliputiense mayor decía que le daba miedo (cosas del directo). Pero en general, la duración, bien.

Grutas de Hotton

En esta ocasión, no se puede acceder a la gruta con carrito de bebé. Imprescindible mochila, o si el peque es un poquito mayor probablemente tengas que cogerlo en algún tramo. En alguno de los pasillos, si los lleváis cogidos cuidado con las cabezas, o en algunas de las escaleras también hay que extremar la precaución.

La humedad existente en las grutas, hace que se deba bajar y subir con sumo cuidado para evitar un resbalón, especialmente de los peques. Avisadlos bien y por supuesto, cuidado con el calzado que lleváis (esto es válido para peques y mayores).

– Al bajar en profundidad aumenta la humedad y también disminuye la temperatura. Recomendable llevar una sudadera para los peques.

– Especialmente chulo fue el experimento realizado en una de las cavidades de “escuchar el silencio”. El guía nos habló del silencio absoluto que se podía escuchar en ese lugar en concreto e hizo que todos los asistentes guardásemos silencio. Los peques alucinaron… era como si tus oídos fuesen atacados por un zumbido extraño…al no escuchar nada. ¡Me encantó escuchar el silencio!.

– La bajada no se hace pesada, solo hay que ir con cuidado en las escaleras. Para la subida, tampoco hay problema con los peques, ya que solo hay que subir un tramo tras el cual…¡os estará esperando el ascensor!. A nosotros nos pasó la anécdota que, tras un rato adentrándonos en la cueva, el lilliputiense mayor nos preguntó…”y luego… cómo vamos a subir?”…Menos mal, que estaba el ascensor!

Grutas de Hotton

En definitiva, la visita a la gruta fue muy divertida. Para los peques, toda una aventura: la oscuridad generalizada, el ir avanzando en profundidad, las formaciones que vimos en cada una de las habitaciones, el río que transcurría por el interior… la posibilidad de encontrarnos con murciélagos… 

Además, atento a todo lo que esconde la cueva porque en ella….¡no todo es lo que parece!

Ah! y os destaco, en el camino desde Durbuy a Hotton, una vez ya allí, la piscina natural que han creado en la orilla del río Ourthe y que prácticamente se ha convertido en toda una playa. Sin duda un fantástico lugar a explorar con los lilliputienses pero que por los avatares del tiempo, no pudimos hacer. Así que si alguien ha disfrutado de ella, que nos lo cuente.

Para todos aquellos que queráis tener más detalle, y conocer estas cuevas, podéis echar un vistazo en su web.

¡Que tengáis un gran lunes!

por

Hay 4 comentarios

  1. Escrito por Octavio el 25 Marzo, 2014

    Pues parece un lugar interesante tanto para niños como para los adultos. Esre verano a lo mejor pasamos por allí, así que lo apuntamos por si nos da tiempo.
    Un abrazo!!

  2. Escrito por Bélgica Turismo el 16 Abril, 2014

    Muchas gracias por explicar con tanto gusto y con tanto detalle vuestra visita a las grutas de Hotton. Vemos que lo pasasteis todos en grande. ¡Genia! Saludos.

    • Escrito por Bienvenidos a Lilliput el 16 Abril, 2014

      Gracias a vosotros por darnos la oportunidad de realizar un viaje tan fantástico! Esperamos volver pronto 😀 Un abrazo y muchas gracias por pasar por aquí!

Deja un comentario

children footer