Recorriendo en 1 día la isla de Formentera con niños

6 comentarios

Este verano hemos podido descubrir uno de los lugares, para mí, más bonitos que hemos visitado hasta el día de hoy: la isla de Formentera. 

Y es que en nuestro periplo veraniego, saltamos desde la península a las Islas Baleares, y visitamos las islas pitiusas: Formentera e Ibiza.

El tiempo que pasamos en Formentera nos supo a muy poco. Y es que a pesar de ser pequeña (83 km2) y recorrerla de punta a punta en apenas 1 hora, creo que podríamos pasar en ella todo el tiempo del mundo.

A Formentera solo puedes llegar en barco (nosotros llegamos a ella con Balearia.) Al ir en coche, llevábamos nuestro propio medio de transporte. Todo el mundo nos recomendaba que dejásemos el coche y alquilásemos unas motos (es el medio de transporte oficial en la isla…montones de motos y aparcamientos de motos por doquier) pero al ir con los peques (la pequeñita aún no había cumplido los 5 en aquellos días) ni nos lo planteamos. Con el coche íbamos más cómodos ya que además, llevábamos el equipaje, comida etc..

Playa Formentera

El único inconveniente que vimos al ir en coche, aparte de ir con cuidado por la gran cantidad de motos que circulaban y te adelantaba por las estrechas carreteras, es que en algunos de los aparcamientos de pago previos a algunas playas, el coste para el coche era mayor que para las motos. Según tengo entendido la edad mínima para llevar a un niño en moto es 7 años, siempre que sea su padre/madre el que conduce la moto y si esto no es así, la edad mínima asciende a 12 años.

Al llegar a Formentera directamente nos dirigimos a la Oficina de Turismo del puerto, donde nos indicaron qué playas eran las más adecuadas ese día debido al viento. Con nuestro plano en mano, el coche a tope y todos loquitos de alegría por haber llegado a la isla nos dispusimos a descubrirla. Teníamos solo un día y tampoco queríamos correr como locos de playa en playa, por lo que aún sabiendo que nos dejaríamos muchas cosas bonitas atrás, nos marcamos tres hitos que nos permitirían recorrer la isla al completo y hacernos así una visión general.

Playa Formentera

La isla es prácticamente plana salvo dos zonas de acantilados en los extremos y que nosotros deseábamos conocer. Así, durante la mañana alcanzamos Cap de Barbaria, en el extremo suroeste y Far de la Mola en el extremo sureste, y la tarde la dejamos para disfrutar de las playas del Parque Natural de las Salinas (Les Illetes, y su espectacular lengua de tierra).

Algún día no muy lejano volveremos para conocer al detalle todos los rincones de esta preciosa isla, pero mientras os aseguro que tanto a mis peques como a nosotros el recuerdo que nos ha dejado esta isla ha sido increíble. Mis peques aseguran que no han estado en playas más bonitas nunca, con una arena blanca brillante, un agua azul turquesa de película y como ellos dicen…calentita, calentita para bañarse.

Agua Transparente

Nos hubiese encantado pasar más tiempo en el pueblito de San Francisco Javier (por cierto, único lugar donde encontramos cajeros automáticos), recorrer las salinas o descubrir cada una de las playas y calas que el litoral de esta isla tiene, pero eso será en otra ocasión.

CAP DE BARBARIA

Desde que puse un pie en la isla estaba deseando de tener la panorámica del cinematográfico Faro de Barbaria (si no habéis visto la película de Lucía y el Sexo no sabréis de qué estoy hablando). Así que tras dejar el puerto pusimos rumbo directo a esta zona, situada en el punto más al Sur de la isla. Nos habían recomendado ver la puesta de sol en el Cap de Barbaria, pero como por horarios del ferry de vuelta no era posible, la visitamos durante el día.

Cap de Barbaria

Nada más ponernos en marcha, enseguida descubrimos el mundo de las motos por doquier. La llegada a esta zona de la isla es muy chula, a través de una estrecha carretera recta  (es difícil que se crucen dos coches sin que uno de los dos se aparte) que alcanza el faro tal y como aparece en la película. Eso sí, si queréis una fotografía del punto en cuestión el asunto se vuelve complicado ya que os encontraréis a muchos motoristas que tienen el mismo deseo que vosotros.

Cap de Barbaria

El paisaje es alucinante. Merece la pena poder enseñarles a los peques la “inmensidad” tanto por el paisaje de tierra como por las vistas del mar y los acantilados. Eso sí precaución con ellos, ya que no se dispone de ninguna barandilla o similar que limite el acantilado. El paseo por los alrededores del faro les encantó a los niños, tanto el faro en sí mismo, como unos divertidos acompañantes que salían a nuestro paso a medida que íbamos avanzando: lagartijas por doquier que convirtieron el paseo en una divertida aventura.

lagartijas Formentera

Como recomendación si al igual que nosotros visitáis esta zona durante el día, es que llevéis agua abundante. La zona está despoblada y sin sombra, por lo que durante el paseo agua frecuente viene muy bien.

En Cap de Barbaria, Formentera

En Cap de Barbaria, Formentera

Si tenéis ganas de andar un poco a apenas 5-10 minutos del faro encontraréis la Torre de Garroveret, una antigua torre vigía en la costa y también muy cerca la Cova Foradada, una cueva a la que se accede a través de un agujero en el suelo (nosotros no llegamos a acceder a ella).

FARO DE LA MOLA

Tras disfrutar del “cinematográfico” Cap de Barbaria volvimos sobre nuestros pasos para posteriormente desviarnos hacia el otro extremo de la isla y visitar en este caso el “literario” Faro de la Mola. Según nos contaron, el Faro de la Mola es el lugar perfecto para ver el amanecer en el mar (tampoco pudimos disfrutar este momento) siendo además el punto más elevado de la isla. Está situado en el mismo filo del acantilado, y se conoce por ser el “faro de Julio Verne”, ya que el escritor lo incluyó en una de sus obras (aunque de las menos conocidas): Hector Servadac. Otra razón más para no perdérnoslo.

Faro de la Mola

En esta ocasión, encontraréis un chiringuito en la zona donde tomar algo o almorzar. Puede suponer un buen momento de descanso.

Camino del Faro y justo antes de llegar al pueblito de El Pilar de la Mola, encontraréis un mirador que bien merece una parada. Para los peques no es el más adecuado, por el terreno pero si podéis escaparos los mayores, os aseguro que quedaréis muy satisfechos.

Mirador camino faro la mola

PLAYAS DEL PARQUE NATURAL DE LAS SALINAS

Absolutamente imprescindibles de visitar. Para acceder a ellas debéis dejar el coche en uno de los aparcamientos habilitados para ello. La entrada a esta zona y posterior aparcamiento es de pago y nos costó 6 euros entrar con el coche (el precio depende de si vas en coche, moto o bici). Una vez allí, el acceso es a pie a todas las playas que os encontraréis en esa zona, y creedme cuando os digo que es a cada cual más bella. No en vano la playa de Ses Illetes, está considerada la playa más bonita de España.

PLayas Formentera

Alucinados con el agua de la playa

Como valor además a destacar, en Formentera se encuentran las praderas de Posidonia más importantes del Mediterráneo, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Playas Formentera

Aguas cristalinas, donde podréis disfrutar al máximo con los peques, gafas en mano y en búsqueda de peces. Tanto la zona de la playa de Levante como la opuesta es una maravilla. A nosotros nos gustó especialmente llegar hasta la lengua de tierra, espectacular la visión para los peques de ver el mar a ambos lados de la lengua de tierra, con el espectacular agua azul turquesa. Esa tarde fue genial, descubriendo como dicen mis lilliputienses las mejores playas de nuestra vida.

Playa Formentera

Lengua de Tierra

Lengua de Tierra

Eso sí, en esa zona según nos indicaron hay que tener cuidado con los precios de los restaurantes, ya que entre ellos están los más caros de España.

Como recomendación en general para toda la visita a la isla, os digo que llevéis agua en abundancia. La isla es cara, y el agua en particular aún más. En verano, se hace imprescindible más si vas con peques. Mi truco siempre es llevar un par de botellas grandes de agua congelada, que te permitirá además tener agua fresca durante toda la jornada.

En fin…¿cuándo nos vamos de nuevo a Formentera? Se trata de un paraíso que bien merece ser descubierto en familia. Nosotros queremos volver.

por

Hay 6 comentarios

  1. Escrito por MMar ConPeques el 7 octubre, 2015

    ¡Mira que les tengo ganas a las Baleares! A ver si encontramos el momento para ir descubriéndolas, que nos apetece mucho. Qué bonito el post.

  2. Escrito por Ester (mipequenogulliver.com) el 7 octubre, 2015

    Ay Pili nos pones los dientes largos con estas playas y el ambiente de la isla!!! Yo estoy deseando volver, Formentera es uno de mis destinos preferidos, un rinconcito secreto del globo, no lo cuentes muy alto, que siga siendo secreto…

  3. Escrito por Marcos el 19 octubre, 2015

    pero tu crees que estas dos islas de las baleares son un buen destino para ir con niños en verano? normalmente los tenemos más como destinos para jovenes… pero no tan jovenes!

  4. Escrito por sofia el 2 junio, 2016

    Hola, vaya chulada de viajes. La experiencia única, sobre todo para los peques, coger el ferry e ir a Baleares.
    ¿En Formentera os quedasteis a dormir? ¿u os fuisteis al anochecer?

  5. Escrito por Patricia el 6 septiembre, 2016

    Estoy actualmente pasando unos días en formentera con mi hijo de 3 años y está disfrutando muchísimo, yo lo recomiendo. Simprescindibles: sombrilla, agua y aunq son aguas tranquilas con una burbuja o manguitos disfrutan mucho más

    • Escrito por Bienvenidos a Lilliput el 15 septiembre, 2016

      ¡Qué bien! Me alegro mucho de saber que lo estáis disfrutando. Formentera es una isla ideal para ir en familia. Sus aguas tranquilas, como bien dices, son fantásticas para los peques. Y la belleza de la isla…¡qué decir!. Un saludo y gracias por pasar por aquí!

Deja un comentario

children footer