Visitando la comarca de la Vera

2 comentarios

Comienzo a contaros en detalle las aventuras y desventuras de nuestra escapada al Valle del Jerte. Para los que no los hayáis visto, los puntos clave del viaje los tenéis aquí.

Y el comienzo, lo hago con un pueblito que, para decir verdad, no pertenece al citado Valle…je, je…sí, así somos nosotros. En nuestra primera excursión, nos fuimos del Valle para introducirnos en la comarca de La Vera (también en Cáceres). Cosas de los viajes ;-).

Garganta de la Olla está situado a tan solo unos kilómetros del Monasterio de Yuste. Nosotros fuimos en coche desde Jerte y tardamos unos 50 minutos. La ida la hicimos por Casas del Castañar y Jaraiz de la Vega y la vuelta por el Piornal. Nos habían dicho que la carretera del Piornal era muy mala de curvas, aunque en realidad, a nosotros no nos pareció tanto.

Se caracteriza por la existencia de un gran número de gargantas y pozas (dicen que de ahí su nombre) aunque tengo que contaros que, en nuestro caso, tuvimos que conformarnos con visitar solamente el pueblito y ver por encima la piscina natural que hay justo a la entrada. A pesar de estar en Julio, nos sorprendió una tremenda tormenta que nos inhabilitó parte del día :-(. Otro motivo más para volver.

Además el pueblo está totalmente rodeado por una Sierra, la de Tormantos, de ahí el término de Olla.

Garganta de la Olla está declarado Conjunto Histórico-Artístico, por las caracterísicas propias de su arquitectura tradicional, muy bien conservada.

Nosotros almorzamos allí y dimos una vuelta por el pueblo. La accesibilidad es buena. De hecho, íbamos tres parejas con sendos carritos y no tuvimos problemas. Se puede pasear tranquilamente.

El almuerzo lo realizamos en el Bar restaurante Los Leones (C/ Rincón Llana, 7), y comimos muy bien. Lo escogimos porque era el único que tenía mesas y sillas al aire libre. Íbamos con 5 lilliputienses, con lo que era imprescindible encontrar un lugar con espacio para que pudiesen “correr” sin molestar mucho. Además, está ubicado en una calle peatonal, con lo que podíamos estar tranquilos. Los peques se lo pasaron bomba y se hicieron amigos de los abuelillos que estaban sentados en las puertas de sus casas. Los abuelillos también se lo pasaron bomba (o eso creo)… aunque no pudieron dormir mucho la siesta.

Tengo que destacaros que, probamos un gazpacho bien rico (y mira que procedo de la tierra del gazpacho) pero es que, este en particular, ha sido el primer gazpacho que he probado que tenía entre sus ingredientes…el poleo menta!!!!! Y bien bueno que estaba si señor! (creo que era secreto del cocinero, pero acabó confesándolo ;-)).

El pueblo nos encantó. La casa azul llamó mucho la atención de los peques, por su color, claro.  En realidad, se denomina la Casa de las Muñecas (tiene una muñeca en la jamba de la puerta) y era un prostíbulo en la época de Carlos V. Los prostíbulos se pintaban de azul para que se identificasen fácilmente. En la actualidad, es una tienda de productos típicos extremeños.

Otro edificio que gustó mucho a los lilliputienses, fue el que, para mi, es el más emblemático de todo el pueblo: la Casa de la Peña. Aquí tenéis la foto…

Toda el peso del vuelo está apoyado sobre la peña. Simplemente apoyado… Aquí se ve mejor…

Parece ser que el motivo para optar por esta “solución arquitectónica” fue simplemente aprovechar el espacio. Los peques alucinaron y se montaron en la peña de todas las maneras posibles.

Disfrutamos mucho el paseo y descubrimos un pueblo bien bonito. Además, la gente muy amable…Me encanta encontrarme a los abuelos en la puerta de sus casas, con sus sillas, plegables o de madera, charlando y mirando a todo el que pasa. Y por supuesto, paseando con 5 lilliputienses los comentarios eran obligados. Simplemente genial.

La visita a Garganta de la Olla la combinamos con el Monasterio de Yuste, que ya os contaré en otra ocasión 😉

En definitiva, me pareció un pueblo muy acogedor.  Bien merece un paseo tranquilo. Me hubiese gustado disfrutar de sus pozas y de su piscina natural, pero eso…en la próxima ocasión se hará.

De momento, mis lilliputienses y yo os deseamos….

Foto de ancalimé sol

Puntos clave del viaje al Valle del Jerte

por

Hay 2 comentarios

  1. Escrito por Tomás el 17 Septiembre, 2012

    Hicimos practicamente las mismas fotos que tu, pero con nuestros niños como protagonistas, claro; mira, por apenas un par de semanas no coincidimos alli! Tenemos ganas de veros!!
    Tere y Tomás

    • Escrito por Bienvenidosalilliput el 17 Septiembre, 2012

      Y nosotros! Y me da a mi que muy prontito nos veremos je, je. Un beso bien grande!

Deja un comentario

children footer