…Pintó a la mujer morena

4 comentarios
Ubicación

El pasado 24 de enero, tras 18 meses de obras, el Museo de Julio Romero de Torres, en Córdoba, ha vuelto a abrir sus puertas. Desde entonces, queríamos hacerle una visita, pero el frío y la gripe nos lo habían impedido. Por fin, este fin de semana, en la soleada mañana de domingo (aunque seguía siendo fría) nos animamos y nos fuimos derechitos al museo.

Ubicación

Ubicación

El museo está impecable. Ubicado en la cordobesa Plaza del Potro y compartiendo entrada con el Museo de Bellas Artes, ha experimentando una importante restauración del edificio, de la fachada (declarada Bien de Interés Cultural) y de sus colecciones. Además, ha mejorado considerablemente su accesibilidad, iluminación y según nos indicaron, la seguridad. Algunos de los cuadros han sido restaurados en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Para quien no lo conozca, Julio Romero de Torres es el pintor cordobés por excelencia de finales del siglo XIX. Identificado con la ciudad cordobesa, donde nació y pasó la mayor parte de su vida, gozó de una gran popularidad entre los cordobeses. A su muerte, su viuda y sus hijos, decidieron donar al pueblo de Córdoba (siendo depositario su Ayuntamiento), las obras cedidas para la Exposición Iberoamericana de Sevilla (1929-1930). Dichos fondos han ido ampliándose con donaciones, depósitos y adquisiciones hasta formar la colección actual de 85 cuadros expuestos al público.

En la actualidad, las obras están distribuida en 6 salas, agrupadas en dos plantas, por temas. Dos de ellas están en la planta baja, donde se pueden encontrar lienzos y esculturas del entorno familiar del pintor, así como los cuadros de su primera época. Una vez en la primera planta, nos encontramos con las salas «La Capilla» (temática religiosa), «El origen de lo Jondo» (vinculadas al flamenco), «Semblanzas» (retratos), y «El espíritu de la ciudad» (obras relacionadas con Córdoba). Ésta última es la que a mí más me gusta. Si queréis ver su obra, podéis hacerlo  aquí.

La chiquita piconera

La chiquita piconera (Wikipedia)

Alegrías

Alegrías (Wikipedia)

Aunque considero que mis lilliputienses son aún pequeños para visitar museos, nos pareció interesante (sobre todo por el mayor) dedicar un rato a éste, por la importancia y relevancia que tiene en la cultura cordobesa. Y así, poquito a poco que le «vayan sonando» nombres y sobre todo, «hábitos de visita». La ventaja de este museo es, que es pequeñito. Tiene la extensión justa para que un peque de 3 años y medio, lo vea sin cansarse. La pequeñita, simplemente miraba. Así, jugando a descubrir los cuadros y decidir cuál nos gustaba más, lo recorrimos estupendamente. El ambiente es cálido y acogedor, originado en gran medida por la nueva tonalidad de las paredes y la iluminación.

El acceso es muy bueno. Puedes entrar y recorrerlo con un carrito sin problemas. Además, una de las mejoras ha consistido precisamente en el ascensor, muy bonito, panelado en el interior con la imagen de la obra «Naranjas y Limones«. Por cierto, éste fue el cuadro que más le gustó a mi lilliputiense mayor (por favor, no me hagáis ningún comentario al respecto… ;-)). Qué aún recuerdo nuestra cara, ante la pregunta de… «Mamá… ¿Dónde están los limones…?».

Entrada al edificio (antiguo Hospital de la Caridad)

El precio es de 4,5 € por adulto (mayor de 18 años). Los menores de 18, junto con jubilados, profesores y discapacitados es gratuita. El acceso es gratuito también los días 28 de febrero, 18 mayo, 8 y 27 de septiembre, así como de martes a viernes de 8.30 a 10.30. Los lunes, está cerrado. Existen bonos con los que podéis visitar el museo, los baños árabes y el alcázar. Y aquí tenéis el teléfono del museo: 957 47 03 56.

Entrada al Museo

Patio del edificio

Detalle de exterior del museo

En fin, muy buen intento de aproximación de nuestra cultura cordobesa a mis pequeños lilliputienses. Por supuesto, después toca cervecita de recompensa en una de las terrazas ubicadas en la Plaza del Potro, viendo el bonito triunfo de San Rafael que allí tenéis, mientras los peques se mueven a sus anchas por la plaza peatonal.

A por la cervecita…

Eso sí, el museo estaba muy concurrido, imagino que, debido a su reciente apertura estábamos todos deseando de volver a visitarlo y en una mañana de domingo tan buena como la pasada, es una muy buena opción. Imagino que, un día entre semana, un poco más tranquilo, se disfruta más.

¡¡¡ Si podéis, no os lo perdáis !!!!

Y cómo es un clásico en Córdoba…¡aquí tenéis el clásico que canta al clásico! ¡A bailar el pasodoble!

por

Hay 4 comentarios

  1. Escrito por Jorge Trinado el 15 febrero, 2012

    Habrá que ir a verlo. Es un museo que he visitado en multitud de ocasiones, a veces por propio interés y otras cuando hago de «cicerone» de nuestra ciudad, pues al ser pequeño no cansa y se respira un aire muy cordobés, que es lo que suele buscar el visitante. Además, está en un bellísimo edificio con patio, que ayuda a empaparse de cordobesismo por los cuatro costados. Como amante también de la botánica me gusta explicar que, al menos antes de la restauración -no sé si lo habrán respetado- se conservaban en macetas algunas especies únicas en Córdoba (y posiblemente en España) pues fueron traídas como exotismos en la época del padre de Julio Romero y se conservaban desde entonces tan sólo en ese patio.

    Aunque saliéndonos del cordobesismo, o no tanto pues Málaga es casi la segunda casa de muchos cordobeses, te recomiendo el Museo Picasso, los fines de semana hay muchas actividades para lilliputienses y visitas guiadas para familias, incluso algún taller también para toda la familia, perfecto cuando se tienen niños de la edad de los tuyos.

    Saludos

    • Escrito por pmanrique27 el 15 febrero, 2012

      Muy de acuerdo en lo que al aire cordobés se refiere. ¡No sabía lo de las especies únicas! Y por tanto, no se si las habrán dejado. Espero que sí. Merece siempre la pena una visita tranquila.
      Y efectivamente, tenemos pendiente una visita al museo Picasso…muchas gracias por la sugerencia y la información. Espero poder vistarlo pronto!

  2. Escrito por Niños en la mochila (@ninosenmochila) el 15 febrero, 2012

    Una fantástica aproximación al arte para los peques. Me gusta mucho que se anime a los liliputienses a realizar otras actividades que en principio pueden no parecer adecuadas para ellos. La mayoría de las veces nos sorprenden de cómo pueden disfrutarlas.

    Un saludo desde Con los niños en la Mochila.

    • Escrito por pmanrique27 el 16 febrero, 2012

      Muchas gracias por leer y comentar!. Y bienvenida a Lilliput!. Totalmente de acuerdo contigo. Muchas veces les ponemos nosotros más trabas a las cosas que ellos. Nuestros lilliputienses lo pueden hacer casi todo, siempre que tengamos en cuenta su perspectiva. En este caso, el tamaño del museo lo hacen fácil de visitar. Sin duda, hemos de realizar actividades que les permitan aproximarse a nuestra cultura. Básico! De nuevo, muchas gracias!

Deja un comentario

children footer