El mirador de Fito (Asturias)

2 comentarios

Hoy os voy a hablar sobre un lugar del que guardo un recuerdo muy especial.

Hay lugares que te transmiten una sensación diferente. Especialmente ahora que, desde hace unos años tenemos la suerte de viajar con lilliputienses, cada lugar lo miras desde varias perspectivas diferentes. Incorporas su “pequeña” forma de mirar a la tuya. Y además, piensas sobre lo que cada lugar les puede aportar. Intentas que disfruten con ello, que vivan el momento (por ahora, su corta edad suele hacer que las experiencias solo sirvan para ir curtiendo su desparpajo, pero que no las mantengan en la memoria).

Llevaba ya mucho tiempo con ganas de hablar del mirador de Fito. A Asturias fuimos cuando solo el lilliputiense mayor estaba en el mundo y andábamos de padres primerizos. Algún día os haré mi ya característica entrada-índice sobre los Puntos clave de nuestro viaje a Asturias, pero de momento, os destaco este lugar, espectacular donde los haya (como cada rincón de Asturias).

El mirador de Fito está en Arriondas (Asturias), un pequeño pueblo situado en la parte oriental de Asturias (entre Arriondas y Colunga), y al que se llega siguiendo la carretera de Colunga. El mirador está ubicado en la Sierra de Sueve. El acceso exacto no lo recuerdo bien debido al tiempo que ya ha pasado desde entonces, pero según he podido leer, en la autopista A8 se coge la salida a Colunga y Arriondas, y después de unos 11 km aproximadamente de subida en dirección Arriondas, encuentras el mirador a mano izquierda junto a una tienda de souvenirs y un pequeño bar.

El mirador se encuentra a 1100 m sobre el nivel del mar, y solo a casi 5 km de la costa cantábrica, lo que lo convierte en un lugar desde donde puedes obtener unas vistas espectaculares.

El mirador en sí consiste en una plataforma de hormigón que se eleva desde el suelo y al que tienes que acceder mediante una escalera “en el aire”. La plataforma o mirador propiamente dicha es pequeña, por lo que no pueden estar muchas personas a la vez. En caso de haber muchos visitantes, no queda más remedio que esperar a que bajen para poder acceder a él.

Si los lilliputienses son pequeños quizás les resulte un poco difícil subir las escaleras. Si son pequeños os recomiendo que los cojáis en brazos para subir hasta el mirador. No son muchas escaleras pero la barandilla se les queda a ellos muy alta, y a mi me daba un poco de miedo la subida para hacerlo solito. Por supuesto, no merece la pena subir el carrito de bebé, si lo lleváis (podéis dejarlo tranquilamente en el coche).

subiendo al mirador de fito

En los días de Sol, se pueden ver los Picos de Europa por un lado…pero si miramos por otro, observaremos el Cantábrico y como el horizonte se convierte en agua. Hacia el Norte se puede ver el mar Cantábrico, Ribadesella, Caravia, Colunga y Villaviciosa; al Sur, Parres, Cangas de Onís y Covadonga; y al fondo se disfrutan de los Picos de Europa y la cordillera cantábrica.

Vistas del Cantábrico

Vistas desde el Mirador del Fito

Mirador del Fito

A mí me pareció un maravilloso lugar que nos permite enseñar cómo el paisaje varía en función del punto de mira. Una genial forma de enseñar a los lilliputienses cómo se puede observar el paisaje con diferentes perspectivas desde un mismo lugar.

O como dice mi gran papá de los lilliputienses “Hay que mirar con perspectiva el mundo y enseñar a nuestros hijos a hacerlo“.

Mirador del Fito

Y éste es un gran lugar para comenzar. Sin duda, un sitio de visita obligada.

Además, si tenéis tanta suerte como nosotros, os encontraréis con unas cuentas vacas en los alrededores lo que hizo, por supuesto, feliz al lilliputiense :-D.

Unas vistas maravillosas, una escalera, un refresco en el pequeño bar, correr y coger palos por los alrededores, unas vacas…¿qué más se puede pedir?.

¡No os perdáis el mirador de Fito y su especial perspectiva del mundo!

Feliz miércoles

por

Hay 2 comentarios

  1. Escrito por createster el 19 junio, 2013

    Las vistas son espectaculares, aunque en un par de ocasiones lo pillamos con tanta niebla que no se veía ni el mirador. Totalmente recomendable en un día despejado 😉

Deja un comentario

children footer