De cómo sobrevivir 11 horas en coche con 2 lilliputienses

12 comentarios

Sabía que haría esta entrada desde el mismito momento que decidimos que íbamos a irnos de vacaciones al Pirineo Aragonés. No estaba segura de la duración exacta del viaje en ese momento, pero sí sabía que, desde Córdoba a Benasque, no iba a ser precisamente “un ratito en coche” :-D. Y ese camino, con 2 lilliputienses de 2 y 4 años, no sería un camino de rosas.

Por ello, y después de haber vivido en mis carnes y por partida doble (nos fuimos a Benasque, pero también… volvimos de Benasque), hoy por fin, me he decidido a contaros qué ocurrió en el pequeño habitáculo de nuestro coche, durante las 11 horas que tardamos en llegar a nuestro destino, las mismas exactas 11 horas que tardamos en llegar a nuestro hogar una vez finalizaron las vacaciones.

Supongo que muchos de vosotros ya habéis pasado también por esta experiencia, así que puede que no os esté contando nada nuevo. Pero si os enfrentáis por primera vez a un viaje largo en coche…ánimo. No está de más que leáis estas líneas. Os servirán para poneros en guardia.

Antes de empezar, tengo que confesaros que soy afortunada, porque mis lilliputienses no son de los que se marean en coche. Hemos ya pasado esa prueba en numerosas ocasiones y para nuestra fortuna, por más curvas que atravesemos, ellos permanecen impertérritos en sus asientos. Ni una mala cara. Ni un color blanquecino…nada. Como campeones, subamos a Trassierra, al Muriano por la carretera antigua (los de Córdoba me entendéis) o a lo alto de los Pirineos.

Si vuestros lilliputienses se marean…no sé si todo esto os puede servir. Podéis intentarlo.

¿Qué hicimos para sobrevivir? Lo recuerdo vagamente…

En cualquier caso, os dejo mis recomendaciones para viajar en coche con lilliputienses (en especial en viajes largos) y ya me contáis cuales son las vuestras…porque sin duda, viajar con niños en coche es toda una aventura.

Ahí van:

  • Intentar que duerman el máximo tiempo posible. Sí. Sin duda, ésta es la más importante de todas. Cuando el camino es largo, si pasan una buena parte del mismo dormidos se les hace menos pesado, y vosotros podréis ir más tranquilos. Nosotros salimos muy temprano y los sacamos directamente de la cama al coche. En pijama y con los ojos cerrados. Son todavía pequeños y siguen durmiendo en el coche. Y las 3 horas o más, las haces del tirón hasta que te paras a desayunar.

  • Por supuesto hacer paradas frecuentes. Los míos aguantan bastante. Tanto por cansancio, estirar las piernas o hacer pipí (la pequeña tiene aún pañal, pero el mayor no) hace que sean necesarias. Intentamos que las paradas sean siempre en áreas de servicio grandes. Nos gustan especialmente las Abades, porque están muy bien preparadas para los peques.  Aunque alguna situación comprometida del lilliputiense que “se hace pipí urgentemente-no me puedo parar-busca algo para que haga pipí” hemos vivido (pero eso no os lo cuento). Cuando salimos, llevamos pensado el tiempo al que vamos a parar, aunque al final rara vez lo cumplimos y vamos improvisando sobre la marcha. En función de como se vayan encontrando los peques.
  • Hablar con ellos. Esto es obvio. Aprovechamos el camino para contarles qué cosas vamos a ver, y darles más datos del destino de los que ya les hemos dado antes de salir. La pequeñita aún es un poco inmune a esta información. Pero al mayor le encanta que le cuentes cosas, te pregunta sobre lo que vamos a ver y hacer. Y si llevamos alguna guía, se la dejo que la hojee (esto también vale para la pequeñita). También nos funciona muy bien, hablar sobre lo que vamos viendo por la ventana. Puentes por los que pasamos, árboles, casas, molinos, animales…Ellos van diciendo lo que más le va llamando la atención y nosotros les vamos mostrando aquello en lo que no se fijan.
  • Nunca nos fallan un buen par de cuentos y sus libretas para pintar con los correspondientes lápices de colores. Mis lilliputienses son adictos a las libretas. Y con eso pasan un buen rato. Para poder pintar y en general apoyarse, para la pequeñita tenemos una bandeja de viaje que se acopla a la sillita del coche y que nos regalaron hace algún tiempo. El mayor utiliza un soporte para el ordenador que compramos en IKEA. Así pasan entretenidos otro rato. También llevábamos un cuaderno de pegatinas que les encantan.
  • Juegos de toda la vida. Jugamos al veo-veo o a las adivinanzas. A decir palabras que empiecen por una letra determinada (este juego le vuelve loco a mi lilliputiense mayor, no me preguntéis por qué :-D). A hacer “pito pito gorgorito” entre ellos o a contar cosas…cuántos árboles vemos, cuantos camiones pasamos, etc. O a hacernos fotos…ésto les encanta. Eso sí, debes asumir que ellos cojan tu cámara de fotos solitos…

De cerca, cerca…

  • Por supuesto, a cantar. En un viaje de estas características, tienes que asumir que acabas cantando el repertorio de los Cantajuegos, las canciones que les han enseñado en el cole, o aquellas que te inventas sobre la marcha. Es así. Y además, cantas durante mucho rato.
  • Imprescindible llevar a mano agua, algún batido/zumo y algo de picar. Entre rato y rato algo cae, o algo te piden. Y una buena bolsa de gusanitos hace milagros en los momentos de emergencia. Los míos no tienen llanto que no se resista a una de ellas.
  • También te recomiendo llevar a mano una mochila con lo necesario para el viaje (aparte de las maletas). Me refiero a una muda, pañales y toallitas, y la comida/bebida que lleves, algún juguete. Así, es más fácil organizarte en las paradas.
  • También es muy importante dejarles sus ratitos de “soledad”. Es decir, sin hacerles mucho caso. Que miren por la ventana, no hagan nada, o se apañen entre ellos. Así, descansas un rato y ellos también (incluso a veces se vuelven a dormir un poco).
  • Armarse de paciencia. El viaje es muy largo para tí, luego imagínate para ellos que, además, el concepto del tiempo aún no lo tienen del todo asimilado. Si la cosa se pone difícil una buena parada y a relajar el ambiente… Sobre todo cuando el viaje ya está llegando a su fin…suele ser lo más difícil, ya que el cansancio tuyo y la frecuencia de la pregunta “¿Cuándo vamos a llegar?” en tono chillón, va aumentando. Ánimo.

Tengo que indicar que a nosotros no nos gusta el recurso del dvd portátil o similar, por eso no lo he incluido. Sé que es muy socorrido y que puede solucionar una buena emergencia, pero nosotros no lo tenemos y de hecho, los lilliputienses se han acostumbrado a ir en coche sin tener ningún tipo de recurso así. Y no van mal, aunque comprendo que para determinadas situaciones puede ser muy útil.

En resumen, salimos de Córdoba algo antes de las 6.00 de la mañana, hicimos 3 paradas y llegamos a Seira a las 17.00. No está nada mal. Y mis lilliputienses se portaron muy bien. Llegamos todos muy cansaditos (aunque un buen baño en la piscina de Seira nos ayudó a recuperar fuerzas), pero muy ilusionados.

Por eso, desde aquí y por si algún día leen este blog, quiero felicitarles por campeones. Por aguantar las 11 horas de viaje y estar contentos. Porque cuando volvíamos, mi lilliputiense nos dijo “Papá, mamá, la próxima vez que vayamos a la montaña, vamos a una que esté más cerca ¿vale?”. Y porque mi pequeñita con sus 2 años aguanta lo que le echen y está echa una auténtica todoterreno.

Pero bueno…yo, ¿qué más os voy a contar?…si soy su madre!!!!

¡A disfrutar de este miércoles!

Si queréis conocer los punto clave del viaje al Valle de Benasque (Pirineo Aragonés), aquí.

por

Hay 12 comentarios

  1. Escrito por Natalia el 26 Septiembre, 2012

    Me encanta cómo haces que parezca fácil y sencillo lo que a primera vista es toda una odisea. Sigue!!

    • Escrito por Bienvenidosalilliput el 26 Septiembre, 2012

      je, je…te aseguro yo que de fácil nada!!!! Y que mi lilliputiense tiene una voz bien chillona (ya lo sabes) y cuando protesta no hay quien resista! Un beso bien gordo y muchas gracias por pasarte por aquí! 😀

  2. Escrito por Pilar / todomundopeques el 26 Septiembre, 2012

    Unos auténticos campeones, esperaba encontrar en algún momento el apoyo del DVD o de la consola portatil pero… ¡¡madre mía qué mérito el vuestro!! y el de los peques…
    Un abrazo guapa.

    • Escrito por Bienvenidosalilliput el 26 Septiembre, 2012

      ja, ja, jaaaaaaaaaaaaaaa….es que no tenemos consola ni dvd, no nos gusta mucho…aunque la música de la radio/ cd si que lo ponemos un rato. Pero los míos son unos campeones, si señor. Nosotros…estooooo…no tanto! 😀 Muchos besos

  3. Escrito por sammi11 el 26 Septiembre, 2012

    Me guardo este post para mis proximos viajes, que a mi tampoco me gusta el DVD portatil. Cuando fuimos a Algeciras lo que hice fue hacer una ‘maleta de juegos’, pero era más peque (11 meses) y solo uno, así que era un poco más facil que lo tuyo… Aún así no fue fácil, así que no viene mal tener más ideas para los siguientes viajes 🙂

    • Escrito por Bienvenidosalilliput el 26 Septiembre, 2012

      Para estas cosas, todas las ideas son pocas! La verda es que llega un momento que ya no sabes qué más hacer! Je, je…así que cualquier recomendación que puedas tener…soy toda oidos! Un beso gordo!

  4. Escrito por MMar el 26 Septiembre, 2012

    Buff, qué palizón… Nosotros para subir al Pirineo desde La Herradura (Granada) echamos 3 días. Íbamos con la autocaravana y es otro rollo, claro, pero no nos atrevíamos a dar una paliza de esas dimensiones. Además, objetivamente, mis peques no hubieran aguantado tanto. Nosotros solemos aprovechar las horas de sueño para avanzar lo máximo posible, hacemos paradas largas, llevamos siempre cuentos, libretas para pintar, jugamos también al veo-veo y demás, escuchamos música y, la verdad es que también recurrimos a la tecnología. En la autocaravana tenemos una tele y la grande sí disfruta viendo alguna peli. Las peques, sin embargo, pasan de pelis, pero disfrutan de lo lindo jugando con el iPad. ¡Cada uno hace lo que puede!

    • Escrito por Bienvenidosalilliput el 26 Septiembre, 2012

      La verdad es que lo de la autocaravana tiene que ser otra historia. Nosotros era la primera vez que hacíamos del tirón tanto tiempo, ya que, aunque hace un par de años subimos a Asturias, lo habíamos hecho en 2 días. Probamos y la verdad es que, para lo que esperábamos fue muy bien. Entre el tirón de salir de madrugada y la siesta, hicieron gran parte del camino dormidos y se portaron como campeones. Creo que fue peor para nosotros, que, aunque nos íbamos turnando en la conducción, no deja de ser una paliza. Gracias por tus sugerencias. Para estas locurillas, todas las ideas son pocas. Un abrazo!

  5. Escrito por Chary Serrano el 27 Septiembre, 2012

    Llevo un buen rato leyéndote, casi me he puesto al día.
    Es muy divertido e instructivo lo que cuentas y los niños son preciosos. Enhorabuena.

    • Escrito por Bienvenidosalilliput el 27 Septiembre, 2012

      Muchas gracias Chary. Todo un lujazo tenerte por aquí. Mis peques son un torbellino que sin duda, empujan a cualquiera a descubrir el mundo!. Un beso grande y gracias

  6. Escrito por Erika Molnar el 1 Septiembre, 2015

    Me cause mucha gracia al leer ” juegos de toda la vida ” ya que es muy cierto que el tiempo a ellos se les pasa volando al tener con que entretenerse ! muy buen blog y recomendacion , saludos !

Deja un comentario

children footer